¿CÓMO SE HACE?

20 de marzo de 2015

Caravan - In The Land Of Grey And Pink (1971)



Las cosas I... La cosa es la cosa, cuando todo se confabula para joderte la existencia ni la filosofía de Max Scheller te salva del infortunio. Y sí, vos le podes meter toda la onda del mundo pero cuando te caés, no te queda otra que intentar volver a levantarte. Y si no, mirarás todo desde el piso o harás como decía el escritor: “la caída es una forma de transporte” y vas a los tumbos por la vida, golpeándote con lo que queda más cerca del piso. Un día estás en la gloria y al otro no hacés dos pases seguidos. Es como el payaso que alguna vez fue una genialidad de la risa y un día perdió toda gracia. O quizás, sea peor el bufón de Böll que muy a pesar suyo era el mejor del mundo. Por todo ello, ser hincha de river en estos días, es malo para la salú… Y por ello daremos una vuelta por el universo, con Carl Sagan, El Principito, Stephen Hawking, Morgan Freeman y Neil deGrasse Tyson y nos vamos a los mismísimos orígenes de la locura, a los confines del cosmos para poder encontrar la respuesta a todo este circo ilusorio y enigmático, pero tan fascinante, tan exquisito y maravillante que es el rock progresivo sinfónico espacial… Y sí…
Sean uds Bievenidos a este espacio sideral, a este devenir cósmico, a esta galaxia lejana, a la panacea de todo cosmonauta, a donde Neil Amstrong quiere poner bandera… Bienvenidos a… Sacudiendo la Colina... Lisérgica, en dos partes!!!!
La primera que le traemos es esa obra mágica que, a su vez, es obra de esa magnitud que es Caravan. Venidos directos de eso que se llamó "the Canterbury Scene", nos traen el maravilloso “In The Land Of Grey And Pink”. El álbum es el más conocido, para muchos el mejor. Y para quien escribe una genialidad. La música de Caravan se mueve en esos parámetros del rock psicodélico, progresivo, jazzero y ecléctico muy propio de los 70’s. La canciones no dejan de tejerse a sí mismas (¿?). Es un disfrute sin culpa, especial para poner y dejar correr en su totalidad. Claro que tiene su plato fuerte: “Nine Feet Underground” y sus 22 minutos divididos en 8 partes… Si es eso no es sinfónico-progresivo, perdí una batalla contra la sapiencia musical. Todos alaban este dico, lo cierto es que el mundo debe haber cambiado en algo, para mal, porque esa extensa pieza fue un hit de fm nocturna. En fin, escuchen el ir y venir de “Winter Wine”, las hermosas melodías que engalanan dicha canción y la aristocracia vocal del tema. Puntos fuertes tiene muchos, “Love To Love You” debería ser un hit eterno. “In The Land of Grey and Pink” (el tema) es una oda clásica de cuento fantástico y perfectamente ejecutado. El line up del disco es el siguiente, vean y anoten:

- Richard Sinclair: bass guitar, acoustic guitar, vocals.
- Pye Hastings: electric. guitars, acoustic guitar, vocals.
- David Sinclair: organ, piano, mellotron, harmony vocals.
- Richard Coughlan: drums, percussion.
- Jimmy Hastings: flute, tenor saxophone, piccolo.
- David Grinsted: cannon, bell, wind.

Poner a la banda en su totalidad, con sus respectivos instrumentos y demases, es una forma de homenaje a tamaña obra de arte. No hay nada en este disco que no sea extraordinario, desde las melodías, pasando por las letras de esencia tolkienianas y llegando a la magia que expelen las canciones en su totalidad. Muchos músicos posteriores abrazaran este disco con mucho amor, si hasta el enorme Steven Wilson de Porcupine Tree estuvo metido en remezclas varias. Y en nuestra copadez le agregamos, a los 5 tracks originales, los bonus track del 2001. Como para que sopesen y se maravillen con esta gente que fue parte de una “escena” del rock progresivo del Reino Unido, para el mundo. Y así, espero haberlos convencido para que se den una pasada de Caravan, un servidor se retira a escuchar por enésima vez esos 22 minutos de pura encantamiento musical que es “Nine Feet Underground”. Saludos de viernes voladores!...

Tracks:

01. Golf Girl - 05:05
02. Winter wine - 07:46
03. Love To Love You (And Tonight Pigs Will Fly) - 03:06
04. In The Land Of Grey And Pink - 04:51
05. Nine Feet Underground: - 22:40
    I.     Nigel Blows A Tune
    II.    Love's A Friend
    III.   Make It 76
    IV.   Dance Of The Seven Paper Hankies
    V.    Hold Grandad By The Nose
    VI.   Honest I Did!
    VII.  Disassociation
    VIII. 100% Proof

Bonus tracks on remaster (2001):

06. I Don't Know Its Name - 06:12
07. Aristocracy - 03:42
08. It's Likely To Have A Name Next Week - 07:48
09. Group Girl - 05:04
10. Disassociation / 100% Proof - 08:35

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 152 MB
Pass: somospacifistas
Magic-magic: Caravan - Winter Wine (tv live video)

Opción 1

Opción 2

Bubu - Anabelas (1978)


"Para poder pintar con un trazo la enormidad del egoísmo me he detenido en esta escena, una notable hipérbole: -Muchas personas serían capaces de matar a un hombre para suavizar la piel de sus botas con la grasa del muerto-.Tengo solamente un escrúpulo: ¿es esto una hipérbole?

         Arthur Schopenhauer. En "Los Dolores del Mundo"

Las cosas II… El que nace sabio sabe por nacer nomás. El que no, tiene la vida para aprender. Y por ello nos pasamos todo el tiempo tratando de aprehender alguna certeza, algún poquito de conocimiento que nos acerque a la sabiduría y a la paz mental. Para eso conjuramos lo más volado del rock y traemos una cosa maravillosa de colores de ensueño y por momentos irreales. Así que sean uds Bienvenidos a… La Colina… Sideral-Lisérgica-Tenebrosa!!!
Es curioso cómo se pueden dar algunas situaciones. Miguel Zavaleta (ese que es muy conocido por ser el capo de la banda Suéter) formó junto a otra gente este proyecto loco que llamaron Bubu. Poseía aristas musicales muy voladas e incluía puestas de escenas teatrales para los shows en vivo. Se presentaban bajo el nombre de Sion y desarrollaban un rock sinfónico-progresivo muy ecléctico, porque podemos encontrar elementos del jazz, el folk, incluso algún guiño Crimsoniano, o de Genesis y hasta del temprano Anglagard. Todo esto en la Argentina de los 70’s. Cosas que ocurren, cosas que pasan… Se llega a la grabación de este “Anabelas” recién en 1978. Y saben qué… ya no estaba Zavaleta en la banda, aunque participó de algunas sesiones de grabación, aportando su impronta personal en las "canciones" de “Anabelas”. Claro, que el país en esa época era una cosa muy oscura y siniestra, esa cosa tenebrosa se puede palpar en la influencia de King Crimson y en el devenir extenso de las composiciones. El álbum es corto, pero posee una brevedad muy rica en matices. Está compuesto por solo 3 piezas, tracks, ¿canciones?... hum…. el término no le hace justicia a las epopeyas contenidas en este disco. Esta música afín al progresivo más ecléctico, con esas estructuras marca Fripp tan marcadas y con disonancias propias del jazz a diestra y siniestra hacen de "Anabelas" un disco espectacular, en toda la extensión del término. Es un asalto mortal los sentidos, la música aquí contenida, un salto de calidad impresionante en cuanto a la instrumentación. “Anabelas” es en su mayoría instrumental, cuando irrumpen algunos coros etéreos o la voz de Petty Guelache es para decir algo importante en el contexto de la “canción”. Para que conste en acta, y sabiendo que Zabaleta no aparece en los créditos, este son los “culpables” de tamaño portento musical sideral extraño y amenazante:

-Petty Guelache – voz.
-Eduardo Rogatti – guitarra.
-Edgardo "Fleke" Folino – bajo.
-Polo Corbella – batería.
-Win Forstman - saxo tenor, letras.
-Sergio Polizzi – violín.
-Cecilia Tenconi – flautas.
-Mario Kirlis – piano.

El melómano que por este lugar pase, se deleitará con este line-up, quienes por casualidad lleguen deben saber que acá está parte de una generación musical que hizo cosas maravillosas con la música de estos pagos. Gracias al infierno, hay guardianes que nos hacen llegar estas cosas al presente, porque en caso contrario nos convertiríamos en huérfanos de historia musical. En fin, la cosa es simple: si te gusta el rock sinfónico progresivo, si te gustan King Crimson o Genesis, este disco será favorito tuyo. No podrás escaparle a esos guitarrazos infernales, a esas melodías intrincadas, a esas estructuras alocadas, a ese violín en “El Viaje de Anabelas”, a esas disonancias de los vientos, en definitiva a esta locura desatada en tiempo y forma, alabada sean las musas!!... Ejem. Les diría que no dejen pasar tamaña hechicería musical, es un consejo de La Colina… Lisérgica de viernes!.. Saludos, camaradas, y muy buen fin de semana…

Tracks:

01. El Cortejo de un Día Amarillo - 19:25
02. El Viaje de Anabelas - 11:08
03. Sueños de Maniquí - 09:18

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 87 MB
Pass: somospacifistas
Lo que se dice un viaje: Bubu - El Viaje de Anabelas (video)

Opción 1

Opción 2

12 de marzo de 2015

Pixies - Doolittle (1989)


"Cthulhu tuvo que haber sido atrapado por los abismos submarinos pues si no el mundo gritaría ahora de terror. ¿Quién conoce el fin? Lo que se ha surgido ahora puede hundirse y lo que se ha hundido puede surgir. La abominación espera y sueña en las profundidades del mar, y sobre las vacilantes ciudades de los hombres flota la destrucción".

                   H.P. Lovecraft. "The call of Cthulhu" (1926).

El “doñarrosismo” es una enfermedad endémica que está en todos lados pero que se nota mucho más en los pueblos chicos. Dicha dolencia está muy bien representada en Susanita, de la enorme obra de Quino, amiga de Mafalda. Es un achaque pesado y molesto que hace pensar al doliente que su moral es superior a la del resto. Cuando en realidad es víctima de una moral dudosa, de baja categoría axiológica y con poca raigambre ética histórica. Sin embargo, es un flagelo que avanza y que está enquistado en gran parte de la sociedad. Cruzarse con alguien que sufre este “malestar” es como agarrar un cuchillo por el filo. Es mejor, esquivar la invitación a la liza, hacer el gil y dejarla estar. Por esto, este espacio dedicado a lo más avanzado del derribo de mitos (y aprovechando que se “cayó” el mito de la homeopatía, je) quiere dejar en claro que este blog es una de las curas más avanzadas para el tratamiento. No es medicina alternativa, es sólo un aporte más de la ciencia experimental. Si ustedes prestan atención, la música contenida en este post no es ni de cerca la “cura milagrosa” para el “doñarrosismo”, pero sí, la forma de sobrellevar la existencia de quienes no contrajeron tamaña ponzoña en su organismo. Por ello, reafirmamos, recomendamos, sentenciamos, que quién pase por aquí se verá libre por un rato de aguantar-a-viejas-o-no-tan-viejas-y-viejos que todavía piensan que el mundo debería ser como en los 50’s. Así que ya saben: quién por aquí pase, sabe a qué abstenerse.  Ejem… y…
Bienvenidos una vez más (aunque parecía que nos moríamos, con Satre en viaje espiritual por el Tibet, Ringeletgrado (¿?), acá estamos, remándola o intentado hacer eso) a este diván musical que hemos dado en llamar: Sacudiendo la colina… surreal!.
Es rara la situación de volver a escribir sobre fondo negro, el diseño voló hacia lugares mejores, esperemos, y acá estamos, austeros para poder cumplir con el cometido de este blog… música y más música… y alguna que otra pavada. Pixies es la máquina de Black Francis y “Dollitle” su tercer disco (si contamos el Ep “Come On Pilgrim”). Más allá de los vaivenes del estilo, Pixies siempre se movió dentro del rock alternativo o el indie rock, etiquetas esquivas si las hay, adoptó influencias del punk, del surfer-rock, etc. La explosiones distorsionadas, el fluir melódico de la voz de Francis (o la misma desesperación de sus gritos), hicieron de Pixies una banda ineludible dentro de la historia del rock. Influyeron a Nirvana, Weezer y a diosytodoslossantos. Las letras pueden ir desde un malestar interior hasta los ovnis pasando por un terremoto. Pero bueh, seguir tirando flores no hace que describamos el disco que traemos, aquí y ahora. “Dolittle” es considerado por muchos, un paso adelante en la carrera espacial de los Pixies. Otros, muchos, dirán que “Surfer Rosa” les fue más influyente. Lo cierto es que “Dolittle” es un gran-enorme disco de los Pixies, el cual contiene canciones como “Debaser” que es una aproximación de lo que vio el bueno de Francis en “Un Perro Andaluz” de Buñuel y Salvador "en este blog se te re banca" Dalí; y por cierto, este tema ya me dejaría con ganas de escuchar todo el disco. Porque lo que sigue parecer una oda al gore (ej: “wave of mutilation”, excelente nombre para una banda de death metal o cuanto menos para una serie de zombies o un film de terror clase b, ah, y temazo!), a la mutilación, pero todo con un sonido más limpio respecto a sus antecesores de estudio. Podemos anotar que el disco posee muchas novedades en referencia a la anterior historia discográfica: un hit-up como es “Heres Comes Your Man” y un tema con una sección de cuerdas, “Monkey Gone to Heaven”, y hasta una canción de amor que "straight": “La La Love You”. Y así podemos describir todo el disco, pero dejo que lo hagan uds, que para eso se pasan por acá para ver que subieron los desquiciados estos (Ta’ bien, Sastre se retiró, pero las costumbres son jodidas, también es difícil dejar el cigarrillo). Así que ya saben, Pixies garpa y mucho, buenas letras (irónicas, surrealistas, todas interesantes), grandes canciones, el disco es un clásico indie-alternativo, ha influido a muchísima gente y es votado en todos lados entre los 100 mejores discos de all times. Además, me la juego, porque no me acuerdo y no da en este momento buscarlo porque está sonando “Mr. Grieves”, genialidad, seguro me lo dejará claro Jorge Alfonso, está entre los 1001 discos que hay que escuchar antes de palmarla. En fin, aquí dejo "Dolittle", para que quienes lean esto sigan un poco más abajo y hagan lo propio. Saludos desde anywhere, camaradas.

Tracks:

01. Debaser - 02:52
02. Tame - 01:55
03. Wave of Mutilation - 02:04
04. I Bleed - 02:34
05. Here Comes Your Man - 03:21
06. Dead - 02:21
07. Monkey Gone to Heaven - 02:56
08. Mr. Grieves - 02:05
09. Crackity Jones - 01:24
10. La La Love You - 02:43
11. No. 13 Baby - 03:51
12. There Goes My Gun - 01:49
13. Hey - 03:31
14. Silver - 02:25
15. Gouge Away - 02:45

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 83,4 MB
Pass: somospacifistas
Agarré un vídio: Pixies - Debaser (live 90's)

Opción 1

Opción 2

8 de marzo de 2015

Graveyard - Hisingen Blues (2011)




Domingo, Oh, Domingo!!... Recuerdo un cuento de Lovercraft en el que los protagonistas iban a un cementerio, luego de una ardua investigación y allí ocurría… “lo innombrable”. La forma que tenía este gran escritor para hacernos volar la imaginación y allí proyectar nuestras peores pesadillas es muy bien recordada por un servidor. O por mostrar alguna imagen para graficar "Alone" de Poe, en manos de Germaine Dulac. Lo cierto es que las necrópolis siempre fueron fuente inestimable para muchos autores (de la rama del arte que se les ocurra) y aquí estamos, discurriendo sobre camposantos. Quién sabe qué mecanismo mental nos hace despertar tamaña fascinación, en algunos, tanto respeto y miedo, en otros. Podemos imaginar una cita lúgrube en algún cementerio plagado de nocturnas criaturas a la Burton; por decir algo. De todas maneras, y más allá del respeto, miedo y la fascinación, lo cierto es que en estos lugares se solía usar (hablo en pasado, me parece que se serializó el tema del “descanso eterno” o se simplificó, quién sabe) para engalanar el último lugar de descanso del finado. Uno puede entrar a un cementerio de pueblo y ver que en la “calle principal”, a derecha e izquierda están los “mausoleos” de las personas que fundaron el pueblo (si no están en la iglesia céntrica, claro está) o de las familias importantes de la historia local, nombres que también rotulan calles. Luego va cayendo la importancia y hace su aparición el pueblo llano. Quizás tengamos algún espacio para la historia más antigua, lo inmigrantes que llegaron y acá la palmaron, por decir algún ejemplo. A lo que voy y quizás no tenga nada de especial, es que a pesar de todo ese intento de mantener el status quo pueblerino, el cementerio es materia prima para muchos tipos que se dedican, consciente o inconscientemente, al arte. Y allí veremos ángeles, estatuas de mármol, inscripciones poéticas y otras no tanto. A gente que quizás nunca le interesó el arte le depositan sus restos mortales (qué frase, por favor, restos mortales, siempre que la escucho, pienso cómo serán los restos no mortales, pero bueh) bajo una laja finamente labrado, revestida en bronce y fabricada en una material que no existe en la zona y, sobre esa laja, una estatua con motivos helénicos y una frase llena de sentimiento que la pueden sacar de algún libro o la puede pensar algún pariente algo más sentimental. Y díganme si eso no es paradójico. Bueh, puede que sea una pelotudez, también, eh.
Ejem… Sean uds Bienvenidos una vez más a este panteón musical, que con el amigo/compañero/enemigo/camarada JP Sastre, hemos dado en llamar: Sacudiendo la Colina… sacramental!!...

Where is the future?
There is no past
Only the present
And will it last?
(Hisingen Blues; song)

Y ahora sí, Graveyard!!!... Una banda rock formada por forajidos nórdicos (suecos los muchachos) que vinieron a volarnos las pelucas y a sacudir la colina. Lo que hacen estos tipos es puro rock, hard rock, algo psicodélico y con una pizca de blues. Todo desde las frías tierras del norte. Lo que tiene mucho sentido, a mucho frío un poco de rock valvular y bien enraizado para desentumecer el alma. Y a eso le sumamos referencias de la fuente primordial del rock: o sea, Satán!!!... Es disfrute en estado puro. “Hisingen Blues” es el segundo disco de la banda; el disco del medio, ya que hay un primero y un tercero. Por qué elijo este: porque es magia ocultista valvular y rockera. ¿No se entendió?, no importa. Graveyard forma parte de una “nueva (relativamente)” movida sueca que rescata el rock-hard rock de líneas graves de raigambre setentera (Qué épocas, señores/as!!). Aclaro: NO inventaron nada nuevo, pero eso no les quita ni un ápice de talento, copadez, energía, sentimiento y personalidad. Muchas bandas salieron, pero se recatan pocas; es un hecho que a Graveyard la fichó, con solo un disco, un sello muy importante (quizás el más importante en Europa) de metal, cuando de metal no tienen nada los muchachos (si exceptuamos la temática lírica, claro). Para que conozcan a los muchachos, estos son: Joakim Nilsson (Guitars, vocals), Jonatan Larocca Ramm (guitars), Rikard Edlund (Bass) y Axel Sjoberg (drums, percussion).
El disco del cual estamos hablando tiene momentos muy high (Ain't Fit to Live Here, Hisingen Blues, que tendría que ser un hit radial… en un mundo perfecto; entre otros) y otros temas donde “bajan” un poco y dónde sacan a relucir sus raíces bluseras y psicodélicas. Calculo que a esta altura ya se han dado una idea de por dónde viene el asunto. Si a eso le sumamos: “Nothing really matters / Even life or death / Meeting with the man / To feel the dragons breath… Oh Lucifer, please take my hand”; tendremos el cuadro completo. Nota aparte: “The Siren” es una magnífica genialidad y “longing” está pensada para un duelo de spaghetti-western en el ártico. Además, del juego de palabras a la floyd (Uncomfortably Numb).
Podríamos seguir escribiendo sobre las bondades que nos ofrece esta banda a la hora de escuchar el disco, pero la experiencia tiene que ser de uds. Si no fuera porque uno ve la serie y no apunta a esa explicación tranquilamente podríamos decir que la razón porque la que se levantaron los muertos en “The Walking Dead” fue porque sonaba Graveyard… Ejem, sí, es música para levantar muertos y mover la patita. Es rock, es rockeros desaliñados, es algo gritón, es valvular, es… algo tan genial, es la razón porque todavía creo que haya bandas que nos pueden dar muy buenas canciones. Nos vemos, pronto… en el infierno. Feliz Día, a todas las bellas damas que por aquí pasan. Que sea en conmemoración y homenaje. Saludos!!

Nota: esta es la edición limitada, digi-pack, con un bonus track; por si pregunta alguno, bye.

Tracks:

01. Ain't Fit to Live Here - 03:05
02. No Good, Mr. Holden - 04:46
03. Hisingen Blues - 04:13
04. Uncomfortably Numb - 06:11
05. Buying Truth (Tack och Förlåt) - 03:27
06. Longing - 04:49
07. Ungrateful Are the Dead - 03:09
08. Rss - 03:48
09. The Siren - 06:00
10. Cooking Brew (bonus track) - 04:05

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño:111 MB
Pass: somospacifistas
Oh, Luciferrr!!...: Graveyard - Hisingen Blues (live)

Opción 1

Opción 2

3 de marzo de 2015

Mark Lanegan - Field Songs (2001)




La pucha que va a ser corto este post. No, no es un afano de post. Nada se me ocurre para discurrir, solo lanzar un homenaje al infierno para darle las gracias a Sastre por mantener vivo durante más de 5 años este espacio hedonista y cabrón que hemos dado en llamar: Sacudiendo la Colina.... ensimismada...
De más está decirle al habitúe de estos pagos, que un servidor se ausentaba muy a menudo y de más está decir, que quien cubría esos espacios no era otro que el existencialista de ropero Jin Pol Sastre. Siempre poniendo el tiempo que hay que poner para mantener este lugar muchas veces inhóspito, en cuanto a feedback, pero que con tanta paciencia y mucha más onda, el muchacho deja en pie, vivito y coleando. Claro que es una jornada triste, pero a su vez es bueno saber que dejar algo no significa dejar todo, que algo surgirá de la mente de ese personaje del sombrero que está aquí arribaalaizquierda. Por eso quien escribe sabe que luego de la tormenta sale el sol y en el medio un rainbow. Y por lo tanto, algo bueno saldrá de lo próximo que haga Sastre. Este bloguito pensado en cierta noche diagonal, siempre fue, es y será suyo. Así que alentémoslo desde aquí y que le llegue el grito de Goodspeed you, my friend!...
Por lo que a mí respecta, acá andaré intentando llevar esto adelante, sin siquiera pensar que voy a llenar un espacio que no me corresponde (el de Sastre). Ténganme paciencia, sugieran cosas, comenten, nopreguntencuáleselpassqueessiempreelmismo, discutan (con seriedad y respeto) y si alguien tiene un algo que agregar, me lo hace saber y lo sopesamos.
En fin, Mark Lanegan, el gran cantante de pasado voluminoso. El que puede rockear, hacerte mover la patita como pocos, emocionarte como si de algo muy simple se tratara, oscurecerse como pocos crooners y dejarte pensando como los elegidos. “Field Songs” son doce canciones, una mejor que otras. Ya desde el comienzo, nos da un mazazo con la enorme, genial, hermosa “One Way Street” (Oh the glorious sound / Of the one way street / And you can't get / Can't get it down without crying), para citar solo un tema. De la partida son Mike Johnson (toca solo, tocó con Queens Of The Stone Age, Dinosario Jr., etc), Ben Sheperd (bajista de Soundgarden, gente), Duff McKagan (Velvet Revolver, Gun’s N’ Roses) y la ex esposa de Mark, también cantante, Wendy Rae Fowler. También hace una aparición (She Done Too Much) el productor de muchísimas bandas, Chris Goss. Hasta ahí los datos wiki, lo demás es música que roza lo acústico, se electrifica por momentos, pero pesa el intimismo por sobre otra cosa. La emoción es la carta que elige jugar Lanegan a la hora de cantar, limpito a veces, con su rasposidad a la Waits en otras ocasiones. Y siempre cumple, con creces. Por momentos, la tristeza se hace patente: “Pill Hill Serenade”; sad, sad, sad. Hay influencias del medio oriente, canciones geniales (todas, bueno, nombro una: “Don’t Forget Me”). A veces, cuando escucho este disco me parece ver sobrevolar el espíritu de Jeff (sin la voz de barítono de Buckley, claro), especialmente en “Resurrection Song”: “I know that sleep walking too / In trying to be free / Of all this damage in my eyes / Making confusion in my mind / When I hear a resurrection song.” Y así, podríamos seguir un rato más hasta abarcar todo el disco. Porque es un gran disco, de principio a fin. Otro gran álbum del que nos hizo rockear con Screaming Trees, quien hizo maravillas con Josh en Queens of the... y quien destila elegancia, buenas canciones, tristeza, rotez y demases en sus discos solistas: Mark Lanegan. Y todavía me pregunto cómo mierda (ups) no había posteado nada de este señor, y tampoco nada con Isobel Campbell, ejem, bueh, sepan disculpar, de a poco, paso a paso. La colina sigue en pie, gracias a Sastre, sepanló (¿?).
Y así, a lo último vuelvo sobre lo mismo, porque la vida es una calle de un sentido (¿?); dedicar este post/disco a Sastre y dejar en claro el eterno agradecimiento que tiene Buffoon por el paso (enorme paso) por este blog que tuvo dicha persona. Esperemos que algún día vuelva, en forma de fichas, en otro emprendimiento hermano de éste, etc. Lo cierto es que podemos estar tristes, pero alegrarnos por una sola cosa: Sastre no puede alejarse mucho de la música, algo va a hacer para regocijo de uds y de un servidor. Por ello, será hasta luego, camaradas, por aquí los espero. Y como siempre decirnos y le afanamos al uruguayo: simplemente, gracias, J.P. Sastre, gracias por el fuego. Snif.

Tracks:

01. One Way Street - 04:18
02. No Easy Action - 04:01
03. Miracle - 01:58
04. Pill Hill Serenade - 03:27
05. Don't Forget Me - 03:13
06. Kimiko's Dream House - 05:26
07. Resurrection Song - 03:33
08. Field Song - 02:19
09. Low - 03:13
10. Blues for D - 03:36
11. She Done Too Much - 01:28
12. Fix - 05:47

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño:95,9 MB
Pass: somospacifistas
Lo dicho, un camino de ida, !temazo!: Mark Lanegan - One Way Street (vivo)

Opción 1

Opción 2

5 de febrero de 2015

Invisible - Durazno Sangrando (1975)



"Este concierto se lo dedicamos a todos los marginados y alienados del mundo, porque cada vez se comprueba más que, en el futuro, serán ellos los que van a regir la raza humana."                           

          Luis Alberto Spinetta, Canal 11, 2 de enero de 1976; citado en Berti, Eduardo (1988). "Spinetta: crónica e iluminaciones."

La nada y el todo se conjugan en este lugar para escaparle a la violencia. Nada mejor que el todo para explicar lo bueno de pensar un rato en la nada. Y así, diciendo pavadas pero meditando fuertemente en que debemos escaparle a la estupidez, buscamos contemplar algo que nos saque del enojo constante. ¿Cómo hacer frente a todo eso que te da asco?. Simple: conjuramos al Flaco.
O sea, sean bienvenidos una vez más a este círculo de meditación pagano, a este centro de contemplación constante de los más variados estilos rockeriles (y no tanto)… Sean uds. bienvenidos a este lugar (casi) sin tiempo y fuera de todo espacio a este no-lugar que hemos dado en llamar (con Jin Pol Sastre)… Sacudiendo la Colina… sangrante!!..
Y si digo que conjuremos a esa fuerza indomable, eléctrica y ecléctica que es Luis Alberto Spinetta, es porque algo importante va a ocurrir. U ocurrió en 1975 cuando el Flaco sacó este “Durazno Sangrante”. Qué decir de este prodigio musical de 5 canciones progresivas, largas, exquisitas. Imposible hacerle justicia a semejante exponente del rock “nacional”. No quiero irme para el lado de la inspiración que tuvo L.A. Spinetta a la hora de componer “Durazno…”, esa que cuenta que se basó en un libro de meditación taoísta, eso lo pueden buscar ustedes mismos. Lo que puedo decir es que este disco produce un algo parecido a la serenidad en quien sabe escuchar atentamente música. Es bueno, y no me canso de repetirlo, poder recurrir a un disco que den ganas de sentarse y escucharlo en su totalidad. Porque si algo que nos hace falta y perdemos más a menudo es el tiempo. Y qué mejor que dejarse llevar por genialidades como “durazno sangrando” (el tema): “Pasó cierto tiempo en el mismo lugar / Hasta que un buen día se puso a escuchar / Una melodía muy triste del sur / Que así le lloraba desde su interior…”. Cómo evadir la mágica e hipnótica guitarra de “pleamar…” y su: “La noche despide / Su manera arrogante / De mecerse donde quiera”. Es un disco realmente disfrutable en el sentido más literal del verbo disfrutar. No tiene ni un segundo de más, ni de menos. Es pura poesía spinetteana (si eso consideran, ustedes, que existe). Es rock progresivo, es jazz, es rock puro nomás. Es Luis Alberto Spinetta, Pomo Lorenzo y Machi Rufino entendiéndose especialmente bien. Tejiendo canciones en tramas melódicas envolventes y letárgicas. Podría seguir un rato más, pero los privaría de semejante viaje al planeta Spinetta (¿?). Quienes ya saben qué quieren decir todas estas necedades sabe a qué atenerse, en cambio quién todavía no sabe de qué hablo o todavía se resiste al Flaco, no temáis, están a tiempo. Por eso marche este afecto eterno a este disco y en especial a uno de los grandes creadores del rock (a secas). Gracias por el fuego (como siempre decimos y siempre le robamos al uruguayo), gracias Spinetta por “Durazno Sangrando”. Todo aquí, en la Colina… contemplativa.

Nota: pongo dos tapas, porque una es la original y la otra es la "obvia" para los reciéncaídosdelcatre.

Tracks:

01. Encadenado al ánima - 15:36
02. Durazno sangrando - 03:42
03. Pleamar de águilas - 04:22
04. En una lejana playa del animus - 09:57
05. Dios de la adolescencia - 02:48

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 80,4 MB
Pass: somospacifistas
Forever bleeding: Spinetta y las bandas eternas - Durazno Sangrante (live)

Opción 1

Opción 2

1 de febrero de 2015

The Randy Coven band - Sammy Says Ouch! (1990)


              "Al principio, no había más que niebla.
O tal vez un mar denso en que todo era blanco y mudo. El paisaje de la muerte. Y eso fue precisamente lo que pensó Wallander cuando, muy despacio, comenzó a emerger a la superficie de nuevo: pensó que ya estaba muerto. Había cumplido veintiún años, ni más ni menos. Un agente joven de policía, apenas un adulto. De repente, un extraño se abalanzó sobre él con un cuchillo sin darle tiempo a hacerse a un lado.
              Después, no hubo más que aquella blanca neblina. Y el silencio."

              Henning Mankell,  "la cuchillada" en "La Pirámide" (1999).

De fútbol no hablo… Domingo, y domingo de verano. Febrero pata corta. Parece que seguimos cansados y ya cambiamos de año. Y como quién está medio cansado de las palabras y busca conjurar el silencio, revolvemos en el arcón de los recuerdos, encontramos cosas que ni te imaginás. ¡Qué lindo es revolver entre los discos!.  Muchos sin escuchar hacía mucho tiempo real y más sin escuchar en tiempo mental.
Sea uds bienvenidos una vez más a este delirio alucinado y lisérgico (blog que hemos bautizado con el camarada Sastre, saludenló, che, es el grosso que les responde pacientemente que el pass es…) que hemos dado en llamar: Sacudiendo la Colina!... pentatónica!...
Y ahí agarrás un disco y te acordás de todas las melodías que tiene, etc. Y caés en un fucking bajista, un veterano del mundo del metal, Randy Coven. Este señor tocó con muchas bandas (Vai; Malmsteen; Ark y un largo etc), trajinó muchísimos escenarios y dejó este mundo en mayo del 2014. Fuck. En fin, vamos ahí… Randy Coven es un bajista que viene de una larga tradición musical, anotaba influencias de Zeppelin, The Who, Paul McCarney, Hendrix, Stanley Clarke, entre otros.
Sin embargo, si les pregunto rápido, sin pensar, muy pocos lo tengan en mente. Porque Coven está asociado al metal, al hard rock y a la corriente neoclásica del metal. Pero será en la escuela de Berkeley donde conoce a Steve Vai y comienza una trayectoria muy larga y prolífica. Grabó con muchos y casi todos; como The Randy Coven Band tiene dos discos “Fuck Me Tender” y este “Sammy Says Ouch!” (1990). En “Sammy..” mantiene la banda que luego grabaría como CPR: Randy Coven en bajo, Al Pitrelli en guitarra (viejo conocido de los metaleros por tocar en Savatage y en Megadeth) y John O’Reilly en batería (quien tuvo su paso por Rainbow!).
Así llegamos para ver de qué viene la cosa con este “Sammy Says Ouch”. Para arrancar podemos anotar que es un disco instrumental, corto (38 min), muy ameno y disfrutable. Los discos de esta época pueden parecer que no envejecieron del todo bien, por ello hay que darle una escucha atenta para encontrar el dónde reside el atractivo que nos hace resaltar la trayectoria de un tipo como Coven. La ejecución es perfecta, cuidada, virtuosa, pero así y todo, tiene onda, mucha onda. Coven despliega tappings y arreglos por todos lados, pitrelli hace gala de su rockerismo innato y O’Reilly es una base ajustadísima. Un trío que no necesita muchos minutos para demostrar que respiran música. Como decía el disco es instrumental en su mayor parte, mezcla rock, hard rock, blues, jazz en dosis iguales. Tiene un cover (“Little Wing”) de ya-saben-quién. Además, trae un par de invitados como para amenizar. Si me piden describirlo en pocas palabras, es un disco muy dinámico e intenso, como debería ser un disco instrumental de estos tipos, es un disco para dejar fluir y mover la patita prestando atención a los ires y venires de la ejecución. En fin, para fanas de Vai, de Liquid Tension Experiment y de algunos de los guitarristas fusioneros que andan por estos pagos. Como decía, sin palabras, musical, para homenajear a un grande, sin tanta pelotudez dicha. Acá en la colina… Instrumental y virtuosa.

Tracks:

01. Strange Cat - 02:25
02. Dorian's Song - 03:50
03. Au Private - 03:13
04. Great Necks - 03:14
05. Little Wing - 05:00
06. A Minor Disturbance - 03:30
07. Ouch! - 02:20
08. 10,000 Notes - 04:19
09. Ultra Twist - 02:30
10. Angry - 04:02

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 82,5 MB
Pass: somospacifistas
the 90's!: the Randy Coven Band - Great Necks (live)

Opción 1

Opción 2