¿Cómo se hace?

21 de julio de 2014

Blondie - Parallel Lines (1978)


So do you want to dance, Frank, or do you want to sit there and have a heart attack?. ¿A quién no le hubiera gustado estar en los pies de Tony Montana en ese momento? En ese y unos cuantos más, pero sobre todo cuando Elvira lo pone en movimiento con ese imperativo tan bien disimulado; porque el vestido le caía con una (des)gracia que nunca a nadie llevó mejor que ella, porque los ojos hechos polvo y la indiferencia impostada eran los puños llenos de verdades que vinieron a sacarlo de sus cavilaciones últimas. Entonces... ¿Cómo no querer sentir que el mundo nos da una nueva causa con la forma de esa mujer?.
Tony Montana no terminó bien. Tampoco Michelle Pfeiffer, aún cuando se despojó de la piel de Elvira y la esperasen trece años de filmografía heterodoxa pero que la vieron flotando por encima de todas. Entre otras igual de buenas filmó "Married To The Mob", Batman Returns", "The Fabulous Baker Boys", "The Witches of Eastwick" y una de las tres o cuatro mejores películas de amor de todos los tiempos, ese hallazgo de dañados, ese reencuentro con Al Pacino en la versión lumpenproletaria de "Scarface", con menos muerte pero más miedos, esa hermosa cinta que es "Frankie And Johnny". Tras eso, una carrera con más errores que aciertos y el bisturí y las inyecciones que poco a poco le iban sacando esa gélida y frágil expresión que nos confundía tanto, que le había permitido ser la Gatúbela perfecta y eterna.
Ahora... compren un alfajor de maicena, traten de comerlo entero y tras un par de mordidas intenten preguntarse en voz alta y con la boca llena: ¿Hay algo más michellepfeifferiano que Deborah Ann Harry allá por el ´78? La respuesta es no, porque tenemos el video de "Heart Of Glass" donde Debbie anticipa los tics de la belleza ochentera, esa mirada dañosa, esa mandíbula descontrolada yéndose en primer plano con una elegancia que nos incomoda, porque siempre nos dijeron que eso estaba mal, porque no puede ser tan atractiva la oscuridad, pero hay luces, hay una bola de espejos, hay una canción que no se aguanta de hit y está ella y baila y canta y nos mira, con esos ojos, de nuevo, y de nuevo... y de nuevo.
Hay un antes y un después en Blondie con el disco "Parallel Lines". Los dos anteriores, "Blondie" y "Plastic Letters", mostraban una búsqueda un tanto anárquica. O tal vez ni siquiera eso, mostraban un sonido sin demasiada identificación. Eran un poco punkis por origen y escena (La New York de Television y el CBGB), eran un poco New Wave cuando apenas se forjaba el término, eran pop del más ramplón y eran algo rockers. El éxito moderadamente in crescendo los acompañaba a la par de los cambios que introducían en su sonar, hasta llegar a este disco que sin ser el mejor en casi nada de lo que se propone, es genial en su generalidad, contando con no menos de nueve canciones libres de toda astilla auditiva.
"Hanging On The Telephone" y "One Way Or Another" son un dúo explosivo de arranque, aún cuando la segunda ya sea una especie de himno bailable donde vamos porque saca las impurezas como perro que se sacude lo apestoso para todos lados después de un día en la calle, con Debbie Harry tirando de las voces con un power extraño. Popito en "Picture This" y la más sinte de todas, la rarísima "Fade Away And Radiate" en lo que tal vez sea el mayor intento kraftwerkero de la banda y que termina tirando reggae, allá ellos. "Pretty Baby" es mi favorita. Porque es sensual, las letras, el ritmo y ese estribillo pegadizo. Y está basada en la película homónima, que tantas tardes nos acompañó de niños, a sabiendas de que tal vez veíamos una teta. Podemos seguir con esto, porque durante todo el disco vamos montados a una ola. Pero no tiene demasiado sentido, ya que tras la sweetie "Sunday Girl" va a volver a aparecer ella y nada va a ser lo mismo, por todo lo dicho, porque si alguien nos mirara así ya nada importaría después, porque vamos por la vida buscando esos ojos de televisión sólo para nosotros. Entonces, para que seguir, para que más, si llegamos.

Tracks:

01. Hanging On The Telephone - 2:22
02. One Way Or Another - 3:35
03. Picture This - 2:56
04. Fade Away And Radiate - 4:02
05. Pretty Baby - 3:18
06. I Know But I Don't Know - 3:56
07. 11:59 - 3:20
08. Will Anything Happen? - 3:00
09. Sunday Girl - 3:05
10. Heart Of Glass - 3:48
11. I'm Gonna Love You Too - 2:06
12. Just Go Away - 3:33

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 95 MB
Pass: somospacifistas
Toda y mucho: "Heart Of Glass" (Official Vidio)

Opción 1

Opción 2

14 de junio de 2014

Smog - The Doctor Came At Dawn (1996)

 

“En mi opinión insisto. Él (el viajero del tiempo), lo sé porque habíamos discutido la cuestión entre nosotros mucho antes  de que construyera la Máquina del Tiempo, era pesimista con respecto al Progreso de la Humanidad, y veía en el acopio incesante de civilización sólo una absurda acumulación que, al final, inevitablemente, debía derrumbarse y destruir a sus artífices. Si esto es así, nos queda vivir como si no lo fuera. Pero, para mí, el futuro sigue siendo un espacio desconocido y en blanco; es una vasta ignorancia, iluminada en algunos sitios fortuitos por el recuerdo de su relato. Y tengo conmigo, para mi consuelo, dos extrañas flores blancas (ahora arrugadas, marrones, aplastadas y quebradizas) para atestiguar que, aunque la inteligencia y la fuerza hubieran desaparecido, la gratitud y una mutua ternura seguían viviendo en el corazón del hombre”. 

Herbert George Wells. “La máquina del tiempo” (1895).

Entrevista con el demonio, extracto 25, anotaciones al margen incluídas:
Y así me decía él, sentado, fumando y tomando un cynar con hielo: “O si quieren, empezamos a romper todo, y ya está… Para qué seguir, le hacemos caso a esta gente… Para qué seguir, les hacemos caso a todos estos pelotudos… Aclaro desde el vamos y hasta donde quieran, me encanta que me ignoren, haré siempre un altar a quien me regale su indiferencia porque todos saben que significa eso. Violencia, estupidez, odio son todas puertas de acceso directo a mis aposentos, pero la indiferencia, ah, esa me encanta como pocas, es absolutamente hermosa, requiere un esfuerzo de anular al otro que es casi santa.... Pero acá el tema es otro, lo que te hace poner furioso no es eso, son otras cosas, el psicoanálisis por ejemplo, dejemos reposar a Sigmund por un rato, basta de tanta baratez en el análisis. Admito, Freud fue un genio, pero sus “técnicos especialistas aplicantes de diván”, por favor, déjense de joder con pavadas… le están errando, egoísmo, egolatría e individualidad no son lo mismo, explíquenlo a sus “pacientes-clientes”, porque los muy creyentes los confunden y le cagan la vida a la gente de alrededores con sus peroratas de auto-afirmación oshianas-bucaynianas-librosdeautoayudatóxicocainómanosetc…. Así que, mis compadres queridos, desaten la furia contra los exégetas de esta pseudociencia, por sanidad mental nomás, para no creernos el centro del universo y dejarnos llevar por eso que decía el muchacho de apellido esquizofrénico, Ortega y Gasset, eso de ser uno y sus circunstancias, no uno y el universo ó uno solito y solo, ó uno y nada más que uno, ó el gardeliano “uno”, digamos basta de tanto prejuicio ególatra, veamos la diversidad del otro como eso que es, la otredad como un enriquecimiento, hagamos espacio a la diversidad, porque la posibilidad de la isla ya se comprobó nihilista, porque si no, me la dejan fácil, sin sorpresas, ya estoy viejo para estas cosas, antes era como Al Pacino, pero ahora estoy más cerca de Jack Nicholson, muy pero muy cabreado”
Todo eso me dejó pensando. Lo dejé seguir al Diablo con su diatriba contra la “terapia” y pensar que creía que era de su autoría. Nada más equivocado. “El que quiera entender que entienda”, decía el hijo de, con esas mismas palabras terminó el ángel caído su monólogo mientras terminaba su aperitivo, a título de explicarme que “nunca entendieron al crucificado, gente de poca fe”… Vaya uno a saber que me quiso transmitir el muchacho. “De todas maneras todo eso me sirve, es agua para mi molino, todos son satanistas a su manera pero algo me molesta, sí, ¡me molesta!, es como muy… ¿fácil?... En fin, no quiero expandir toda mi bilis sobre esta mesa de bar tan chiquita y cuadrada, quisiera jugar un rato para el otro lado, como si Neymar pateara un rato para la selección Argentina, algo así, pero mis principios no me lo permiten, no puedo ir en contra de “haz mal y no mires a quién”, acordate que era un ser luz, un elegido, y bueno, las cosas se pusieron feas y me rajaron, uno tiene que mantener una posición porque si no, te comen los piojos o los demonios menores quieren seguir el ejemplo de la rebelión y en el fondo prefiero mantener el status quo del averno para que esto no se vaya de madre.”
Sinceramente no lo podía creer, el señor oscuro,  Lucifer, Luzbelito ricotero, me contaba todo esto al calor del sol que entraba por esa ventana que ven allí. Imaginen el cuadro, cenicero lleno, apurando el cynar el diablo me cuenta todas estas confidencias y me deja como mínimo atónito. Le hago una pregunta como al ver que se iba poniendo de pie, mientras prendía un conway con un fósforo raspado en la barba de dos días y me responde: “nene, no te va a creer nadie”.

Oh, Yeah!... Ejem… Bienvenidos, sean uds, una vez más a este rincón de penitencia, de soledad y de regocijo que hemos tenido el tino de llamar (con el amici J.P. Sastre): Sacudiendo la colina…. Desolada… Es decir, Desolation part. II.
Smog fue la banda alter ego de Bill Calahan, eso es información obvia, adosados a lo que se llamó lo-fi, estilo que englobó a quizás muchas bandas muy distintas entre sí. Así son las etiquetas, así funcionan y así pocas veces el “indie” fue tan genial. El muchacho es un talento que quizás a alguno se le haya pasado de largo, no importa acá tendrán una muestra en 10 canciones de lo que es capaz este señor de expresividad poca y cara de piedra. Si lo primero que se te viene a la cabeza cuando escuchás el disco es: despojado. Diste en el clavo. De eso venía eso de “lo-fi” y de grabar en la comodidad hogareña con pocos elementos. Lo minimalista de todas maneras es un cuento que pocos se creen a la hora de escuchar este “the doctor…”. Parece que “menos es más” es la tendencia a seguir por Calahan en este disco; con la colaboración de la tristemente fallecida Cynthia Dall. Hacer sentir tronar cada nota, cada verso mordaz de contenida voz, es tarea del cantautor. Como también de minimalizar el acompañamiento en pequeñas dosis de arreglos por fuera de la guitarra. Calahan es un gran letrista sobre los resquebrajamientos de parejas, la autocompasión  y la querida y nunca bien aceptada desolación cotidiana. Esa es la marca registrada del muchacho y para muestra bastan unas líneas: “You moved in/ to my hotel / You could have done better / But Oh Well / I tapped your phones / I read your mail / We split the rent…” (You Moved In).
Sí, hasta puede considerarse cruel en muchos aspectos… absolutamente genial, porque si el doctor vino al atardecer seguramente no son buenas noticias, porque la polución te puede dar buenas ideas y Smog es una buena medicina en dosis pequeñas, te deja cerca del final. Cada canción aquí contenida es una descripción de lo difícil que son las relaciones humanas, pero con malevolencia, con descaro, con ironía nos cuenta Calahan, es todo más llevadero. “You're lying in your crummy bed / You're smoking your drugs / And between the two of you / Could not come up with / Enough compassion not to screw…” (Whistling Teapot). Son diez canciones que no tienen una gota de desperdicio, todo está perfectamente pensado, deshojado para que brille con énfasis, es la desolación en estado puro, sin adornos innecesarios, con algunos destellos de esa voz de barítono apocado que es Calahan. Todos los temas tienen un tema, todos son exquisitas tristezas de cotidianos infiernos. Nada más y nada menos, resumiendo: “Life's a joke / A waiting game now. / A juggling of vices / Tiny tiny vices / And they don't anchor me / To the ground / I know who the hangman is / So life's a joke” (Hangman Blues). De esa manera se cierra el album, se termina, obviamente, se extingue. Ahora, es el turno de ustedes, camaradas, les dejo la desolación aquí, al alcance de la mano.

Tracks:

01. You Moved In – 04:34
02. Somewhere in the Night – 02:10
03. Lize – 05:58
04. Spread Your Bloody Wings – 03:27
05. Carmelite Light – 00:42
06. Everything You Touch Becomes a Crutch – 02:34
07. All Your Women Things – 06:47
08. Whistling Teapot (Rag) – 03:39
09. Four Hearts in a Can – 04:12
10. Hangman Blues – 04:49

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 95,3 MB
Pass: somospacifistas
Todo oscuro y fundido a negro: Smog - Whistling Teapot (sample)

Opción 1

Opción 2

31 de mayo de 2014

Animal Alpha - You Pay for the Whole Seat But You'll Only Need the Edge (2008)





La desolación de Smaug, la desolación de  Fresán, la desolación musical, la desolación de una alergia que te tiene podrido y que no saben de donde viene, la desolación de los hospitales a altas horas de la madrugada,  la desolación del fin del trimestre, en fin, la desolación a… secas. Esos podrían ser temas para tantas cosas. Pero antes de ponernos tipo “dansimmonsnianos” y vampirizando mentes a favor de pura oscuridad, relajémonos un poco antes de entrar en una vorágine que no nos dejará descansar. Dejemos por un rato de andar por los empinados resquicios de la mente, no ahondemos en profundos debates intelectuales sobre la vida después de Led Zeppelin, no pensemos por un rato sobre si la inflación es endémica o los empresarios no quieren resignar márgenes, o sí hace frío, calor o nieva. La cosa es simple, nos quedamos un rato en blanco, cosa difícil con tanta información sensorial, pero acaso… necesaria para despejarse de prejuicios adquiridos a través de la existencia y no llegar a conclusiones apresuradas con respecto a cosas que pensamos que ya conocemos…
A qué viene tanta preparación, preguntará alguno que se haya aventurado hasta esta línea, y la cosa es simple: si uno dice que viene a romper un poco los tímpanos de la gente bien asentada en estilos musicales poco eléctricos, es como que quien lee eso, levanta automáticamente las antenas de vinilo y dice… guarda! Este pibe de nuevo con la distorsión y la gente rara. Y sí… Here comes the sun….
Y Sean bienvenidos uds una vez más, con delay, reverb, chorus y mucho pedal y estirada de cuerda, a esta pared de sonido valvular y ecléctico que hemos dado (con Jin Pol Sastre)… Sacudiendo La Colina… distorsiva.
Antes que nada, siempre que vuelvo, vuelvo con estas cosas para desdemonizar la mente, por eso... allá vamos... Lo primero que se preguntarán es qué sentido tiene postear sobre una banda que no existe más. La respuesta es por eso no podríamos poner tantas grandes bandas que nos quedaríamos huérfanos de glorias. Segundo, ¿es Animal Alpha una banda grande?, no. Y así y todo, a quién le importan todas esas cosas a la hora de escuchar un disco cualquiera. La cuestión es qué tipo de música hacía/hace esta gente noruega (Sí, como A-HA, como el Black Metal) de tan poca vida en el ruedo (2002-2009); tarea difícil la del redactor a la hora de describir estilos, porque o la pega de una o empieza a inventar categorías que al igual que el sociólogo solo servirán para querer labrarse un nombre en base a cosas indescifrables. Por ello, sólo anoto como al pasar que lo que hacen estos orates hermosos es un rock pasado de testosterona, distorsionado, con toques de Nü metal y algún que otro efecto y rastro pattoneano en el ADN de estas canciones cortas y al palo de los nórdicos. Cualquiera dirá, nada raro hasta acá, hay miles de banda que pueden responder a esas señas. Pero, el dato distintivo es quien dirige la batuta del asunto:
Agnete Maria Kjolsrud (que te espera fumando), o una de esas hermosas “musasenfermasmentalesnuestrasdecadadía” que cada dejan a los tipos que cantan en bandas como esta como un nene chiquito y desvalido pensando en sus pesares existenciales. Acá, Agnete te grita, te susurra, te canta, te arrulla, te hace la adolescente cascarrabias, te enamora, se desgarra la garganta y nunca, nunca, nunca, desafina, ni pierde la melodía. ¿No será mucho?. Y… puede ser, quizás exagere, pero la construcción de las canciones, tan bien pensadas, tan redondas (para el estilo, con sus arreglos particulares, quiebres, breakdown, etc), serían meras anécdotas si no fueran entonadas por esta mujer; es decir, si a esta banda le ponemos una voz masculina, no funciona.
En cuanto al disco (del nombre largo y algo copado): es corto, 8 temas de promedio 3:30 minutos; pero una montaña rusa de vértigo y reposo constantes. No se puede descansar ni en los temas a medio tiempo-baladescos. Arrancamos con un grito de batalla: “Pin You All” (dedíquenselo a quien quieran)… y ya las guitarras presagian pesadez con una afinación grave y clah, pasamos al puente y todo… explota. ¿Alquien dijo gancho?. Puf, esto está pensado para que se te quede en la mente un rato largo. ¿No te sirvió? Pasemos a “Master of..” y a cómo cantar una canción con mucha onda y no morir en el intento (con un trabajo de guitarras muy logrado). Y luego, prendemos fuego todo: “Fire! Fire! Fire!” y que todo se vaya al carajo, literalmente… Agnete te vocifera, grita y enferma la cabeza como pocas; no tengo nada más que agregar (si salís vivo, contame). “Alarm” es la calma de la tormenta, parece que todo se calmó, pero…. Te puede gustar el estilo o no, pero prestá atención al ir y venir de las líneas vocales. “Breed Again” es quizás lo más agresivo del disco, con un crescendo en el estribillo que es casi genial. “In the Barn” es el lento disco, ja, signifique lo que eso signifique. “Even…”, además de un ejercicio de reafirmación personal es (si llegás a esta canción) parte de la logia de experimentación inspirada en algunas locuras pattoneanas. El último tema “Tricky Threesome” es un gran final de disco (Aclaro, esta es la versión SIN bonus track), como lo anterior, raro, pesadito, melódico y bien tocado.

Tracks:

01. Pin You All - 02:55
02. Master Of Disguise - 03:34
03. Fire! Fire! Fire! - 03:20
04. Alarm - 04:10
05. Breed Again - 04:12
06. In The Barn - 05:40
07. Even When I'm Wrong, I'm Right - 03:02
08. Tricky Threesome - 04:09

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 64,9 MB
Pass: somospacifistas
De que viene la cosa loca: Animal Alpha - Pin You All (video)

Opción 1

Opción 2

30 de abril de 2014

Crucis - Los Delirios Del Mariscal (1977)


How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself? How am I not myself?. Caminaba por el sendero con los zapatos llenos de polvo y años. Hacía tiempo que su uniforme había perdido el brillo del pasado y los recortes de presupuesto oficiales no le permitían avizorar un cambio pese a que estaba reducido a jirones; de la traza perfecta y prolija que había ostentado en los días de gloria ahora quedaba un pálido tono celeste gastado. El sol de frente reducía sus ojos a la mínima expresión como aquel día de la ceremonia. Mirar al cielo era el puntapié inicial para sus cavilaciones; siempre empezaba recordando el día en que por no seguir las órdenes de un superior borracho y testarudo que lo instaba a ejecutar a una familia entera acusada de espionaje, tuvo que ir solito y solo hasta territorio enemigo a ver que se veía. Y lo que se veía era el horror, siempre el horror. Tal vez -pensaba ahora- debiera haberle agradecido a aquel etílico militar, a fin de cuentas fue haber regresado vivo de allí, de lo desconocido, del otro, del Infierno, lo que impulsó su carrera. Cuando se reunió con las autoridades le ofrecieron ser Capitán, General, Coronel, pero siempre había preferido Mariscal y así se lo concedieron. Sólo en secreto asumía que no tenía mayor motivo para pretender ese cargo que el de la vanidad que le provocaba el sonido del título -imponente- junto a su nombre -el de un hombre pequeño-. En cambio recordaba poco de la ceremonia en la cual le habían rendido honores, mayormente se le aparecían los altos y blancos muros del edificio estatal. Recordaba haber mirado al cielo esperando que la claridad del día diera una postal suya que todos recordasen y le costó llegar a la luz. Luego vendrían los aplausos, las risas, las palmadas de sus compañeros de filas, los mandamás del Gobierno con sus sonrisas perfectas dándole la mano acompañada con las palabras de ocasión. No había tiempo para más, los caminos lo esperaban nuevamente y hacia allí fue. La ofensiva contra los insurrectos en los confines de la civilización, la derrota en la campaña por Egipto donde al llegar a la Tumba 100 sus hombres decidieron hacerle honor al sitio y quedarse allí por la eternidad. Siempre se recordaba solo al final del día. Como aquella vez en que un superior borracho y testarudo lo mando a espiar a los Otros, al Infierno, a lo desconocido, a los golpes, a la sangre en la boca, a la carrera loca por senderos no nacidos y los gritos que lo seguían donde fuera; incluso cuando está sumergido en la nada misma del sueño los gritos siguen allí. Entonces despierta y encuentra en el Sol, en la Luna, en el simple hecho de caminar por un sendero polvoriento entre los altos y blancos muros del edificio estatal, la libertad tan anhelada.
Lo bueno si breve dos veces bueno reza el dicho y no vamos a llevarle la contra a semejante aseveración, sobre todo si viene un hombre de ciencia, dice que "para muestra basta un botón" y nos tira por la cara la vida de Crucis, que no es lo mismo que el Vía Crucis, aclaro por las dudas, lo de la banda sucedió en serio. En 1974, en uno de esos revoleos de gente tan comunes en la música argentina terminaron conviviendo musicalmente Montesano, Fernández, Frenkel y Oil. Esta enumeración es anecdótica, porque al final se fueron unos, vinieron otros y quedaron con Montesano como líder musical, voz y guitarra, Kerpel en teclados, Marrone en primera guitarra, Farrugia en batería y Fernández al bajo. Ninguno va a fijar demasiado estos datos porque los que lo harían ya los deben saber, pero de vez en cuando está bueno recordar las gentes además de Las Cosas. Amén de ser importante para lo que vendría. Con este line up grabaron el disco debut "Crucis" en el cual vemos un prolegómeno de lo que sería su segundo disco, que acá nos congrega. Sin la influencia tan notoria aún de bandas como Camel y con mayor presencia vocal, el primer álbum de la banda fue un grandísimo disco y les valió el apoyo popular para una formación con músicos dotados de grande virtuosismo, lo cual no es poca cosa.
Un año después, aunque no cronológicamente exactos pero si en años-disco, grabarían su segundo, mejor y último trabajo. Ya sin Fernández y en plan cuar-te-tó, Montesano pasó al bajo y recortaron las partes cantadas a un solo tema. Las voces no eran su fuerte y esto repercute en beneficio del disco todo. Aunque huelga decir que ese track 1, esa exposición anticartesiana del yo dota de sentido y magia al resto del álbum, por ello compensa a través de líricas muy lindas las impericias que pudiera haber a la hora de la ejecución. El resto es historia y no es una frase retórica, ya que el disco quedó así marcado en la escena nacional. Porque con ese nombrazo que es "Los Delirios Del Mariscal" tenemos acercamientos a Camel, Focus, atmósferas de fluído rosa y prog-sinfónico explícito. Con esos diez minutos uno se podría ir a la casa, tranquilo, entrada paga. Pero quedan "Pollo Frito" puro rock progresivo explosivo mezclado con fusión seguida en tono por la fantástica y justiciera "Abismo Terrenal" donde cada miembro tiene su cuartito para tirar algún solo y cierran con la banda sonando a toda velocidad y ese corte, esa sensación de cachetazo sonoro nos deja tan sentidos que es imposible no volverlo a escuchar una y otra vez, para siempre.

Tracklist:

01. No Me Separen De Mí - 6:06
02. Los Delirios Del Mariscal - 10:05
03. Pollo Frito - 5:42
04. Abismo Terrenal - 12:28

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 79 MB
Pass: somospacifistas
Mix de discos: En Vivo Luna Park (Recital Completo)

Opción 1

Opción 2

9 de abril de 2014

Las Cosas - Hay Hogares Que Han Triunfado (2012)


Why do they blame me for all their failings? They use my name as if I spend my entire day sitting on their shoulders, forcing them to commit acts they would otherwise find repulsive. "The devil made me do it." I have never made one of them do anything. Never. They live their own tiny lives. I do not live their lives for them. Hay un amigo que es rengo; me sigue a todos lados, cuando tiene que elegir no duda en seguirme porque yo también soy tullido. No tengo comida para darle, ni una pizca de amor... lástima a nadie, dijo el gran filósofo mientras nos conduce a universos inaccesibles y nos pesa abrumadoramente.
Hay un amigo que está solo; y no solo, sino que solo, solo. No hay respuesta en el mundo que aliviane su pesar. No hay palabra que reconforte su derrota, que es la de miles, que es la de todas las gentes y la de todos los días. Pero lástima a nadie.
Hay un amigo que tiene una máquina, quizás dos. Lo llevan de un lugar a otro, pero las máquinas se rebelan en las horas más inesperadas; que alguien me obligue a no creer en algo humano dentro de ellas. Como no concebirlas racionales, como no dotarlas de escéptica humanidad, como no creer en que nos comunican, como no pensar que el éxito de hilvanar orígenes y destinos depende de ellas y solo de ellas.
Hay una chica que está enamorada de un montón de personas, pero sobre todo de un montón de cosas. Quién sabe que pasa ahí. Ya quisiera uno.
Hay hogares que han triunfado y la victoria evita todo análisis fáctico; aún así sabemos que El Diablo son las cosas, porque así lo afirmó el Poeta y quizás nada tiene que ver con este disco que entró en nosotros como una bala sonora; que tiene máquinas, un poco de amor, comunicaciones hacia lugares que no conocemos y nos sentencia algo: Que fue la mejor aparición en el año que finalmente solo recordamos las canciones que lo componen y a una chica que bailaba y reíamos; nadie nunca nos hizo disfrutar tanto ni reír de esa manera, salvo cosas, pero ya lo dijo la poeta... el Diablo son las cosas.

Tracks:

01. Parlantes - 5:31
02. Track 2 - 5:07
03. Sebul Kitu - 7:57
04. Imagen Púbica - 3:10
05. Autodefé - 2:21
06. Camarones - 3:31
07. Hay Hogares Que Han Triunfado - 3:43
08. P.Capanna - 1:51
09. 7.30 - 4:06
10. Nada De Nada - 4:04

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 97 MB
Los Hay: "Hay Hogares Que Han Triunfado" (Sample)

Opción 1 Free

Opción 2 A la gorra

24 de marzo de 2014

Young Marble Giants - Colossal Youth (1980)


Johnny and I were in Seattle, playing the High Spot—remember this, Johnny?—and I became indisposed after eating a toasted cheese sandwich. May well have been a rancid slice of bacon. Found myself purging from every orifice—one of them like a firehose—I said to the manager, What do you call that thing I just ate? He said, “Welsh rarebit.” I said, Okay, does everything from Wales make you shit yourself or just this piece of toast. El tipo llegaba al aula siempre acelerado y empezaba con un show de tics nerviosos, acomodarse los lentes obsesivamente o posar la yema del pulgar en las de los otros dedos ad infinuitum. Tenia un tema con el paso del tiempo, no solo en lo que hacía a su disciplina -era profesor de historia antigua- sino en cuestiones de juventud: "Cuando era joven yo ya era viejo" o "Dicen que todo tiempo pasado fue mejor y claro, si eras más joven es obvio que va a ser mejor" afirmaba con distintos niveles de sapiencia. Era un tipo simpático, como hobby armaba escenarios de guerra y recreaba batallas famosas para entender porque se había decantado por uno u otro bando, andá a no quererlo en tu equipo. Después nos empezaba a contar del Oikos, la Polis, el oráculo de Delfos y es justamente en Delfos, donde estaban los Kuros; estatuas que reproducían la figura del hombre, congelado en su juventud, despojado de toda prenda y por encima de lo que debía medir cualquier griego promedio. Es obvio que estamos hablando algo crípticamente de esta banda galesa de pocos años pero que con su música despojada de todo excendente, su culto a los buenos viejos tiempos (aún cuando no los habían superado) y su singulares tics tecnológicos armaron un disco que aún estando oculto bajo el polvo de los años, es considerado una maravilla de la época y su movimiento.
Cardiff, 1978. El Punk ya tenía exponentes de peso en su instancia inmediatamente posterior y pese al caracter periférico de la orillera capital galesa, la influencia se hacía notar en bandas noveles de la zona. En realidad, no vamos a mentir, no pasaba nada en Gales; ponele que habría una cantidad de bandas que andá a saber en que quedaron. Entre esas formaciones estaban los True Wheel, que covereaban canciones de gente con mejor suerte y que seria el punto donde los hermanos Stuart y Philip Moxham se encontrarían con Alison Statton, una chiquilla que aportaría las voces a la nueva banda, que incorporaría temporalmente a Peter Joyce, primo de los Moxham porque lo primero es la familia, un tipo que no sabía demasiado de música pero si de aparatos electrónicos y esto era muy importante para el sonido que tenían en sus cabecitas locas. Tenemos un letrista y guitarrista (Stuart), bajista (Philip), chico de sistemas (Peter) y voz (Alison) las partes hicieron el todo y la banda se llamó Young Marble Giants en honor a las estatuas que nombrarámos unas líneas atrás; no sé si ellos habrán tenido la intencionalidad de darle tanta carga pero increiblemente, porque el mundo es una cosa de locos, esto tiene mucho que ver con su música. Calculo que antes se leería más (incluso los tutoriales ¿no cierto?), porque hasta la inclusión de alguna frase shakespereana en el concepto del album demuestran que el despojo posterior es intencionado, no resultado de la falta de recursos. Todo este proceso de formación les llevó un año y los depositó en la participación en un compiloco y un par de EPs, aunque ya tenía todo listo para su larga duración propio.
Así como los Kuros estaban desnudos, en cierta forma las canciones que componen "Colossal Youth" también lo están, porque su marca será la austeridad de sonidos. Desde el comienzo, un disco grabado en 5 días, con elementos Lo-Fi (o al menos lo que hoy sería un Lo-Fi) y sobre todo la idea de marginalidad respecto a la industria misma, tanto sonora como monetariamente; el disco no invita a ser escuchado, hasta por momentos parece un chiste con esos sonidos cuasi MIDIs de jueguito de Family hijos de la precaria, no por ello menos original, maquina fabricada por Joyce. Se nota que en el universo mental del trío estaban Kraftwerk o Eno, pero aún ellos eran demasiado adornados para la desnudez juvenil que propone Young Marble Giants. Con letras de nostalgia frustrada, de observador lejano, con la voz de Alison que le pone el humor justo a cada canción, apenas un jugueteo en el bajo y algún que otro riff perdido por ahí, las quince canciones nos desafían como escuchas, nos obligan a pararnos en otro tiempo para entender qué son esos efectos de fondo que lidian con lo chistoso pero que en realidad están contándonos de un lugar oscuro, mucho más oscuro, como es la juventud eterna, la añoranza de ella y ver petrificados como el tiempo pasa y esos días no vuelven, apenas se pueden contar en un puñado de canciones e incluso con apenas unas líneas... "Think of salad days / they were folly and fun / They were good, they were young".

Tracks:

01. Searching for Mr. Right - 3:03
02. Include Me Out - 2:01
03. The Taxi - 2:07
04. Eating Noddemix - 2:04
05. Constantly Changing - 2:04
06. N.I.T.A. - 3:31
07. Colossal Youth - 1:54
08. Music For Evenings - 3:02
09. The Man Amplifier - 3:15
10. Choci Loni - 2:37
11. Wurlitzer Jukebox - 2:45
12. Salad Days - 2:01
13. Credit In The Straight World - 2:29
14. Brand - New - Life - 2:55
15. Wind In The Rigging - 2:25

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 89 MB
Pass: somospacifistas
Muy Post todo: "Colossal Youth" (Vivo 1980)  & "Eating Noddemmix" (Vivo 2013)

Opción 1

Opción 2

5 de marzo de 2014

The Monks - Black Monk Time (1966)


"(...) no había otra solución que huir hacia adelante. Por eso éramos, qué remedio, la mejor infantería del mundo. Secos y duros como la ingrata tierra que nos parió, hechos al hambre, al sufrimiento y a la miseria, Crecidos sabiendo lo que cuesta un mendrugo de pan. Viendo al padre, y al abuelo, y a los hermanos mayores, dejarse las uñas en los terrones secos, regados con más sudor que agua. A la madre silenciosa y hosca, atizando el miserable fogón. Salidos de ocho siglos de acogotar moros o acuchillarnos entre nosotros, crueles e inocentes a un tiempo, traídos y llevados a través del tiempo y de los libros de Historia so pretexto de tantas palabras huecas, de tantos mercachifles disfrazados de patriotas, de tantas banderas a cuánto la vara de paño de Tarrasa, de tantas fanfarrias compuestas por filarmónicos hérores de retaguardia."

Arturo Pérez-Reverte. "La Fiel Infantería" (en Sobre cuadros, libros y hérores). Obra breve (1995)

Y una vez te encontrás con esa cosa rara que es pensar, llegando a la conclusión que unos abrojos te pueden condicionar a la hora de escuchar Pink Floyd, perdiéndote en laberintos pavlovianos sin salida. También llegás a pensar mucho en la pena que te acompaña, y claro, siempre la exhibirás, porque ya nos dio a elegir Faulkner entre la pena y la nada, elegimos la pena, porque la nada es todo, y nosotros no queremos todo, algunas cosita nomás. Porque si hablás de música te quedás hablando solo, somos la élite, gente, la mejor infantería del mundo, piensen que pocos se toman el tiempo de escuchar un disco entero como lo que es... un disco. Por eso, quienes por aquí pasan son rarezas que todavía resisten el influjo de la lista aleatoria o el random del reproductor de turno. Por ello la apología que aquí hago de ustedes, nos/se emborrachan de música y felices iremos a parar hacia la nueva curda que nos depara el siguiente disco. En fin, imaginemos que en un futuro apocalíptico cruzás una ciudad en ruinas para llevar un bolso llenos de vinilos de los 70's, díganme cuantos de ustedes lo abrazaría y lo llevaría con tanto cuidado que no respirarían hasta llegar a destino, todos se maravillarían y preguntarían qué llevamos adentro, y todos querrán mirar, pero nunca lo sabrán. O plantamos una obra de teatro que hable de la nada misma, es decir, de nuestras vidas. ¿Ya se hizo?... Seinfeld, me dice el apuntador. Y bueh, pero esta sería una obra de una persona, unipersonal, soliloquio eterno. Un éxito de público asegurado. Y de pronto caés en la casa de Hannibal Lecter, está su flia y Thomas Harris, toda gente copada, culta, amable. Ese tipo de gente a la cual no podés decirle que no. Luego del entremés nos juntamos en los aeropuertos y en otros no lugares a hacer nada, reunimos unas miles de personas y nos dedicamos a hacer nada, seremos la sensación del momento, hasta que alguno se le ocurra hacer algo y cagamos. Lo dicho, la gente no sabe esperar, y ni hablar si hacemos una fila, mierda, hasta dónde llega, y así podríamos esperar hasta que no haya más música y las luces se apaguen. Y quedamos a oscuras como adentro de un ropero, algunos salen del clóset, a otros nos encierran en el ropero y ahí, qué hacemos, esperamos que nos regalen un poco de algo, pero el tiempo es como el viento por una cerradura, el tiempo sabe. Por eso, pan y circo, gladiadores y amazonas para que se destrocen para solaz y sano divertimento del público. En una de esas te quedás mirando una mujer en el bondi y volás, y no hay más grises y se baja, y algo se te perdió, macho, algo te cambió. Es jugar a perros y gatos, los gatos son unas eficientes máquinas de matar que entretienen a sus víctimas en base a inteligencia y espera, los perros tienen la confianza del humano, la potestad de mear donde guste, siempre y cuando el humano lo habilite, claro, y son fieles como solo los perros suelen serlo. Pero seguimos siendo la "pobre, sudorosa y fiel infantería", la que puede ser borrada en un momento a otro, por ello, mis soldados de la vanguardia, levántese contra la tiranía del hit y de las aleatorias listas mezcladas por los principales del momento. Sacudan la colina....
Ejem... Lisérgicas tardes, camaradas!.... Sean uds bienvenidos una vez más, a este monasterio crepuscular, donde encontrarán monjes, curas, patriarcas, hermanas, priores y abades, junto a montones de manuscritos centenarios y libros prohibidos, donde abundan los elementos de tortura más elaborados y efectivos... Sean uds bienvenidos, una vez, más a la palabra santa, a eso que hemos dado en llamar con el compañero de ropero, Jin Pol Sastre.... Sacudiendo la Colina.... Blasfema....
Y si de esa cosas hablamos, fieles a la prédica de Pancho Ibañez, todo es relacionable, o todo tiene que ver con todo. Nos vamos a la Alemania de los 60's para descubrir una cosa alucinante y genial: The Monks. Estos monjes locos no eran más que soldados en una base norteamericana en Cologne y uds dirán: pro-belicistas. Respuesta: No, así arrancan el discos estos pibes con la coronillas pelada y hábitos haciendo juego:
You know we don't like the army.
What army?
Who cares what army?
Why do you kill all those kids over there in Vietnam?
Mad Viet Cong.
My brother died in Vietnam!
(Monk Time)
Y ahí notamos la toma de posición de estos pibes. Renegados elegíacos y delirantes que tanto, pero tanto nos gustan. Esta es una banda de 5 vanguardistas de verdad, arrancan haciendo covers de Chuck Berry, The Rolling Stones, The Kinks, The Beatles, y "the" muchos más. Pero rápidamente trocan su estilo musical en otra cosa. Es garage, es experimental, es krautrock, es todo eso y más. Por eso anotaba eso de avant garde, son algo que suena tan actual que si lo pasamos por un filtro tecnológico moderno no desentonaría ni un poco. Calculo que quienes tienen noticias de ellos no pudieron dejar de escuchar este disco por un largo, largo tiempo. Las guitarras, las voces, el teclado y el banjo como guitarra rítmica (¿?) hacen las delicias de quienes los escuchamos. Poner "Oh, How To Do Now" y no quedar encantado ante esa melodía que parece simple y luego se va tornando rara y llega a un frenesí inexplicable, sería raro (además es un temazo exquisito). O pasar por "Complication" y no dar cuenta del simple mantra:
People cry,
People die for you.
People kill,
People will for you.
People run,
Ain't it fun for you.
People go
To their deaths for you.
Complication!
Sería más raro todavía. Porque: "James Bond, who was he?". Y juro que describiría cada uno de los 16 temas que aquí reseñamos, pero el tiempo es tirano y las líneas son muchas, yo les diría que pongan este disco a todo volumen, "Drunken María" a más volumen todavía, y dejarse llevar por la blasfemia, lanzar un anatema al cielo y agradecer que tenemos, tuvimos y tendremos a estos monjes orates. A quien le interese anda dando vueltas un documental "Monks: The Transatlantic Feedback (2009)" que nos adentra en la historia de esta banda efímera, que volvió en una reunión en 1999.
Seguimos "Love Came Tumblin' Down", es una delicia lírica, y de verdad que no quiero dejarles más marcas que les ensucien la escucha del disco, salvo "I Hate You".... pufff... una maravilla de la ciencia. Pero no digo más. El rock nos ha dejado tantas cosas buenas, nos ha dado tantas cosas geniales, no podemos dejar pasar este disco, es herejía escucharlo menos de dos veces. Un agradecimiento especial al poeta de la otra orilla, el cuentista lleno de abrojos que es habitué por estos lados y nos "sugirió" que posteemos esto, gracias, J. Alfonso, un placer. En fin, me retiro... los dejo con The Monks....
You're a monk, I'm a monk, we're all monks!
Dave, Larry, Eddie, Roger, everybody, let's go!
It's beat time, it's hop time, it's monk time now!

Tracks:

01. Monk Time - 02:42
02. Shut Up - 03:11
03. Boys Are Boys and Girls Are Choice - 01:23
04. Higgle-Dy-Piggle-Dy - 02:28
05. I Hate You - 03:32
06. Oh, How to Do Now - 03:14
07. Complication - 02:21
08. We Do Wie Du - 02:09
09. Drunken Maria - 01:44
10. Love Came Tumblin' Down - 02:28
11. Blast Off! - 02:12
12. That's My Girl - 02:24

Bonus Tracks (1994 reissue):

13. I Can't Get Over You - 02:43
14. Cuckoo - 02:42
15. Love Can Tame The Wild - 02:40
16. He Went Down To The Sea - 03:03

Compresión: CBR 320 Kbps
Tamaño: 111 MB
Pass: somospacifistas
El que baila de corbata, priceless: The Monks - Oh, How to Do Now (Live, 1966)

Opción 1

Opción 2
 Blog design by Template Faerie.
ir arriba